El «vis a vis» en prisión: ¿Cuánto tiempo dura y qué significa?

0
62

Las prisiones y centros penitenciarios están diseñados no solo para castigar, sino también para rehabilitar a los reclusos. Una parte vital de este proceso de rehabilitación es permitirles mantener el contacto con sus seres queridos y familiares. Uno de los términos asociados con las visitas en prisión es el «vis a vis», una interacción directa entre el recluso y sus visitantes. Pero, ¿cuánto tiempo dura un «vis a vis» y qué implica exactamente?

1. Definiendo «vis a vis»

El término «vis a vis» proviene del francés y significa «cara a cara». En el contexto de las prisiones, hace referencia a las visitas íntimas o visitas privadas que se permiten entre el recluso y sus visitantes, generalmente en una sala separada y sin la supervisión constante de un guardia.

a. Propósito del «vis a vis»

El principal objetivo de permitir estas visitas es fomentar los lazos familiares y afectivos, que pueden ser cruciales para la rehabilitación y reinserción del recluso en la sociedad. Estas visitas también pueden tener un efecto positivo en la moral y el comportamiento del prisionero.

b. Restricciones y normas

No todos los reclusos tienen derecho a un «vis a vis». Las regulaciones pueden variar según la jurisdicción y el tipo de delito cometido. Además, la frecuencia y duración también pueden ser diferentes.

2. Duración del «vis a vis»

La duración de un «vis a vis» puede variar considerablemente dependiendo del país y la regulación de cada institución penitenciaria. No obstante, hay algunas generalidades:

a. Duración estándar

En muchas prisiones, un «vis a vis» puede durar entre 1 y 3 horas. Esta duración puede ser suficiente para que los reclusos y sus visitantes interactúen significativamente sin causar interrupciones mayores en la rutina de la prisión.

b. Factores que influyen en la duración

La duración puede ser influenciada por el comportamiento del recluso, la disponibilidad de espacios de visita, la relación entre el visitante y el recluso (por ejemplo, cónyuges frente a amigos), y las políticas específicas de la institución.

3. Consideraciones adicionales

a. Preparativos para el «vis a vis»

Antes de un «vis a vis», tanto el recluso como el visitante deben cumplir con ciertos requisitos y procedimientos. Esto puede incluir controles de seguridad, programación de la visita y la presentación de documentos pertinentes.

b. Derecho a la intimidad

Aunque el «vis a vis» se realiza en un ambiente más privado, todavía puede haber ciertas restricciones en cuanto a la intimidad. Es importante que tanto los visitantes como los reclusos estén al tanto de estas limitaciones.

Conclusión

El «vis a vis» en la cárcel es una práctica que busca equilibrar la necesidad de seguridad y control en un entorno penitenciario con el derecho humano básico de mantener relaciones personales y familiares. Su duración, si bien puede variar, es un reflejo de este delicado equilibrio. Como cualquier otro aspecto del sistema penitenciario, es esencial entender y respetar sus normas y regulaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí